euskera

Ochagavía-Otsagabia

Nuestra Señora de Muskilda

Allá en lo alto, escondida en la inmensidad de la Selva de Irati, la iglesia de Nuestra Señora de Muskilda vigila Ochagavía desde el siglo XII. Un tesoro del Románico que ha sido escenario de la historia de esta localidad.
Un lugar misterioso en el que, dicen las malas lenguas, se reunían los brujos de todo el valle. A sus pies, Ochagavía ha vivido durante siglos una agitada historia, propia de los pueblos de fronteras. La ferocidad de las batallas no ha impedido, sin embargo, que podamos disfrutar hoy de toda su belleza. Entre sus calles empedradas pervive el recuerdo de oficios cuyas raíces se pierden en el tiempo, como el de los almadieros o los pastores que, aún hoy, siguen manteniendo intacto el rito ancestral de la trashumancia.

Descárgate la carpeta completa para realizar tu gymkhana autoguiada en Ochagavía